Para que puedas mantener limpio tu hogar en esta temporada es importante que uses artículos caseros y fáciles de conseguir. Si lo que quieres es disminuir el uso de cloro y otras sustancias corrosivas, te enseñamos a preparar 5 desinfectantes naturales con ingredientes que tienes en tu casa o puedes conseguir fácilmente. ¡Toma nota!

Agua oxigenada con vinagre de manzana.

La mezcla te servirá para combatir la salmonela y la bacteria E coli, por lo que puedes usarlo tanto en la cocina y como en el baño.

Mezcla 200 ml de vinagre con 50 ml de agua oxigenada dentro de una botella de plástico. Agita bien y utiliza.

Limón con vinagre blanco.

La mezcla de vinagre blanco con un poco de bicarbonato de sodio y unas gotas de limón te ayudara a quitar las manchas de las superficies.

El limón es uno de los mejores desinfectantes naturales que existen, y no solo eso: sino también elimina malos olores, es recomendado ampliamente para inodoros o lavabos.

  • Cuela perfectamente el jugo de 1 limón y mézclalo con 250 ml de vinagre blanco. Utiliza humedeciendo un trapo y limpia con este las superficies. Para el inodoro, puedes echar la mezcla en un litro de agua, verter en la taza y dejar reposar una noche

Aceite de árbol de té con agua oxigenada.

DESCUBRE TODO LO QUE PUEDES HACER CON EL AGUA OXIGENADA PARA TENER UN HOGAR DESLUMBRANTE.

Este desinfectante es ideal para limpiar el ambiente utilizando un vaporizador.

  • Tienes que mezclar ½ litro de agua, 150 ml de agua oxigenada, 50 ml de jugo de limón y 10 gotas de aceite de árbol de té. Agítalo bien dentro de una botella y usa.

Lavanda y aceite de árbol de té.

Es perfecto para eliminar la suciedad y limpiar diferentes objetos de uso común.

  • Vierte en una botella dos vasos de agua junto con 10 gotas de árbol de té y 10 de aceite esencial de lavanda. Agita bien y humedece un paño para poder usarlo.

Romero.

Este es un excelente insecticida, bactericida y deja un aroma muy agradable en el ambiente.

  • Calienta 1 litro de agua hasta hervir y añade 200 gramos de romero. Deja reposar y, cuando esté, frío, cuela bien. Úsalo en un vaporizador, humedeciendo un trapo o con un aspersor de botella.

Con información de Cocina Fácil

Artículo anteriorVisita virtualmente el Museo del Prado
Artículo siguienteChanclas poblanas
Somos un medio de comunicación que difunde la gastronomía, el turismo y la cultura con la colaboración de expertos en la materia y al servicio de los turistas y poblanos que quieran conocer Puebla y su gran cultura, historia y gastronomía.